Niñas y niños sin escuela en Congo - Tecnología Libre de Conflicto - Alboan

¿Qué puedes hacer tú? | Los años en blanco | ¿Qué hace ALBOAN?


Descubre la conexión entre tu móvil y los niños y niñas sin escuela en Congo

boton donacion

 

 

El este de la República Democrática del Congo es una de las zonas mineras más importantes del mundo. Los minerales que se extraen de sus minas se hallan escondidos en el corazón de nuestros móviles, tabletas y ordenadores: oro, estaño, tantalio y wolframio.

Su extracción, procesado y venta está controlada por grupos armados, y el dinero que obtienen de la explotación y el tráfico ilegal de estos minerales lo utilizan para comprar más armas con las que perpetuar el conflicto más sangriento desde el fin de la segunda guerra mundial.

En este clima de tensión e inestabilidad hay 2,7 millones de personas desplazadas que viven en la República Democrática del Congo. Entre ellas niños y niñas que a causa del conflicto han perdido familiares, sus hogares y el lugar donde podían jugar y crecer: la escuela.

Se estima que 3,5 millones de niños en edad escolar (6 a 11 años) no asisten a la escuela y unos 5 millones de adolescentes
(12 a 17 años) están sin escolarizar.


Los años en blanco. Los años sin estudiarnino escuela

“Ya tengo 3 años blancos (sin estudiar). No tenemos más que guerra. La guerra es todos los días. No tengo medios para estudiar. ¡No tengo ni para comprarme un bolígrafo! Así que no tengo la posibilidad de estudiar. ”

Crecer sin una educación sólida es el destino de muchos niños y niñas desplazados como consecuencia de la guerra en Kivu del Norte, lugar donde trabaja el Servicio Jesuita a Refugiados, organización aliada de ALBOAN.

Las razones son múltiples:

  • Muchas familias no pueden hacer frente a los costes de la escolarización.
  • En otras familias, los niños y niñas tienen que trabajar para poder sobrevivir.
  • Los huérfanos y los niños y niñas no acompañados, a menudo tienen que valerse por sí mismos y, a veces, hacerse cargo de sus hermanos menores.
  • En otros casos, los grupos armados han destruido los edificios escolares y los niños y niñas no tienen espacios seguros para aprender.
  • En el caso de las niñas y adolescentes, muchas son obligadas a casarse y a abandonar la escuela.
  • Muchos profesores no reciben salarios y acaban abandonando las escuelas.Sea como sea, la educación es un derecho fundamental y absolutamente necesario para un futuro esperanzador.


La educación tiene que ver con la dignidad

“Para mí, la educación tiene que ver con la dignidad. Tiene que ver con ofrecer a los niños – que no tienen nada – una manera de participar en la sociedad que les rodea, alejándoles de la violencia en la que están inmersos”, Hermana Esperance Hamuli, coordinadora de educación del Servicio Jesuita a Refugiados en Masisi.

La educación ofrece normalidad y orden a los niños y niñas que han huido de sus casas, que han visto cómo sus familiares morían y que han experimentado la amenaza constante de la violencia.

La educación no solo enseña materias, sino que es clave para construir otro tipo de sociedad en RD Congo.

Por eso ALBOAN, la ong de los jesuitas en País Vasco y Navarra, trabaja en el este de Congo promoviendo la educación allá donde más se necesita. Para ello apoyamos al Servicio Jesuita a Refugiados-Grandes Lagos dentro de los campos de personas desplazadas para la gestión de los servicios educativos:

  • Nuevas escuelas y material escolar
  • Formación y contratación de profesores y profesoras
  • Cursos de alfabetización, de formación profesional y de sensibilización sobre los derechos que les corresponden
  • Creación de asociaciones de padres y madres que se involucren en el proceso educativo
  • Acompañamiento psicosocial a adolescentes y mujeres víctimas de violencia

ninos escuela


 

 

 

 

 

¿Qué puedes hacer?

boton donacionCon tu aportación podemos sacar adelante proyectos educativos de apoyo a niños, niñas y adolescentes dentro de los campos de personas refugiadas. Tu ayuda sumada al gran equipo de profesionales que trabajan en el Servicio Jesuita a Refugiados en el Congo, hace que la esperanza regrese a los niños y niñas del Congo:

Con 10 euros podremos conseguir un kit escolar que se compone de una mochila de tela, fabricada por mujeres desplazadas en RD Congo, que contiene cuadernos, lápices, bolígrafo, goma…

Con 30 euros se puede adquirir una ración alimenticia compuesta por alimentos básicos: arroz, aceite, leche y azúcar para garantizar la alimentación de una familia.

Con 600 euros se puede colaborar dotando a toda una escuela del material necesario para el profesorado, kits de limpieza y lotes de material recreativo.

…………………………………………………………………………………..

Para quienes deseen colaborar en la atención a las niñas, niños y jóvenes afectados por el conflicto en el este del Congo, en ALBOAN hemos abierto diferentes formas de hacerlo:


También puedes hacer todo esto por el Congo

2 Comments

  1. EUGENIA DE CARLOS | 22/01/2017 at 17:10
     

    Buenas tardes,

    Sobrecogida por las noticias que llegan del Congo.
    Solidarizada con la falta de escolarización de los niños y adolescentes.
    últimamente interesada en el tema de los refugiados y la acogida de los mismos. Soy mujer de 47 años soltera, con enfermedad mental y discapacidad del 52%. A pesar de ello quiero ayudar y tener información sobre cómo hacer algo más que aportar mi cuota de socia de ALBOAN.
    Esperando información y posibilidades sobre la adopción o la acogida de estas personas africanas.
    Muchas gracias y un saludo,
    Eugenia

    Reply
    • alboan | 31/01/2017 at 12:04
       

      Buenos días Eugenia, muchas gracias por ponerte en contacto con nosotros.

      Te agredecemos de corazón la confianza en nosotros que te ha llevado a hacerte socia de Alboan. Si quieres hacer algo más, tienes algunas sugerencias en el siguiente enlace: http://bit.ly/hacer-algo-mas

      un saludo

      Reply

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Campaign has ended. No more pledges can be made.